La historia de Cuba contada por los gatos

Cuando los gatos tengan memoria histórica -y se dignen a contarnos lo que piensan- podremos, al fin, descubrir el lugar que ocupamos en la historia.

Ni el decimosexto ancestro del tatarabuelo de mi gato Perucho era español. Mira que se lo conté a nuestro felino de los 42 nombres, que respondía ante cualquier denominación:

  1. Al-Peru
  2. Meu Gatu
  3. Perucho
  4. Perucho de las Mercedes Gaviota
  5. Perucho Pérez Salgado
  6. Emperuchado
  7. Peruchanel
  8. Peruchito
  9. Santo Perucho
  10. Papo
  11. Papito
  12. Pozuelo
  13. Pollo
  14. El Peru
  15. Pocholito
  16. Niñito Peru
  17. Perucho y la Noche
  18. Perucio
  19. Peruchín
  20. Peruchón
  21. Parucho
  22. Perucho Parto
  23. Partucho
  24. Papote
  25. Ucho
  26. Serrucho
  27. Cartucho
  28. Perrucho
  29. Papucho
  30. Papuchito
  31. Cangrejo
  32. Parlucho
  33. Uchel
  34. Uchín
  35. Uchado
  36. Peruchen
  37. Peruano
  38. Peruel
  39. Perucho San
  40. Peru San
  41. Uchillito
  42. Uchillín

En enero de 2013 lo encontramos. Lo cuidamos. Y el destino se lo llevó año y medio después hacia el pueblo de Madruga. El destino me lo arrebató y nunca más supe de él. Pobre Perucho.

Dicen que los gatos tienen un plan diseñado para el mundo. Y esta isla no queda exenta.

Podríamos comenzar a conectar todos los puntos. Pero dejémosle tal tarea a ellos.

Pobre Perucho. Debe estar bien. Tengo fe en que esté bien. Recordándonos a todos. Brincando como un conejo entre las hierbas.

Los cubanos somos importantes. Mártires de nuestras propias vidas. Héroes de quienes nos rodean.

No nos toca a nosotros estudiar quiénes somos. Ni determinar cuándo es que exactamente concluye el Período Especial.

Colonia, Independentismo, Reconcentración de Weiler, saneamiento, República, dictadura, Revolución, dictadura. Reconciliación.

Si le preguntásemos a cualquier minino: -"Minino, ¿qué nos depara el futuro?"- , por más que insistamos, todavía no obtendremos respuesta.

¡Cuánto conversé con Perucho! Sobre historia, ética felina, gatos de la otra cuadra, gatos extranjeros, gatos extraterrestres. Por suerte estará ahí para siempre. Del otro lado del mundo.

Porque en esta isla los gatos no mueren. Los gatos se marchan, como los peces.

0 notas:

Publicar un comentario