Que no se me olvide

Antes me detenía a escribir las notas.

Pero mientras vas conduciendo también se te ocurren ideas. Especialmente en las autopistas, donde se supone que no puedas detener la dirección del tiempo. Y estacionarte. O andar en reversa.

La opción que me queda es: Hey Google, remind me enunciarme a las 6pm -o tan pronto como llegue a casa- una serie de términos ininteligibles que pudiste almacenar en la nube mientras yo transitaba a 100km/h por debajo de ellas.

Y cruzar los dedos alrededor del timón mientras delineo mentalmente qué hay más adelante, tras las curvas de la carretera. Para ejercitar esa parte del cerebro que intentará después descrifrar estos garabatos de audio.

0 notas:

Publicar un comentario