Aprendiendo a volar

Cuando lo necesites, puedes extender ambos brazos hacia el punto de despegue. Y dejarte llevar.

0 notas:

Publicar un comentario en la entrada