Texto hueco

Me puse a escribir concretamente sobre la nada. A titular por gusto. A divagar. Por la vieja costumbre de comenzar en blanco y terminar con cuarenta letras medio organizadas.

Se puede tipografiar en falso. En cualquier idioma. Como cuando se lee rozando la página a la velocidad de un dedo, perdiendo la vista entre sílabas.

¿Me entiendes?
¿Me callo?

Se puede dejar de leer a la par de que escribo. Ya no escribo. Ni leo.

Ahora escaneo. Para no perder la vieja costumbre de armar y desarmar palabras.

0 notas:

Publicar un comentario