Knismolagnia

Charles Robert Darwin tenía razón: los hombres descendemos de los gatos. Nuestro circuito cereberal presta poca atención a las sensaciones autogeneradas. Y se excita con casi todo lo que percibe del medio ambiente externo.

Los felinos tienen uñas retráctiles que les permiten trepar, cazar y cosquillearse a sí mismos. Pentadactilia en los miembros anteriores. Diez apéndices para procurar roces suaves y fluidos.

Nuestro cerebelo interviene en la coordinación del movimiento, enviando correcciones a los músculos del área que fricciona contra la punta de los dedos.

Ejerce la presión a uniformes intervalos. Hazle cosquillas a un gato y continuarás gozándote a ti mismo.

1 notas:

Leydi dijo...

ya entiendo por qué a mi hermano le gusta tanto hacerme cosquillas...jaja

Publicar un comentario