Occupy reggaeton

Isla perdida. Donde una minoría invierte papel periódico en obstruirse los oídos.

Desaparecería la crisis tras adoptar de forma unánime la vibración del sonido que apesta. Recalcular la frecuencia, amplitud y longitud de onda como prefiera la plebe. Resquebrajar el modelo mecánico. Tornarlo corpuscular. Garantizando emisión/recepción de partículas firmes y pegajosas. Notas de mugre en el aire. Rico y sabroso. Dime qué escuchas y anunciaremos si gozas del sonido correcto, que el comuneo va en serio.

Danzagrama colectivo. El 99% somos nosotros. La vida es recreo. Dándole sabor a lo que huela a serenidad, meditación y silencio.

0 notas:

Publicar un comentario