A propósito de cualquier cosa

Nadie te dará un beso. Reducida a cero la posibilidad de despertar.

El oscilar de latidos de tu oveja eléctrica delineará el recorrido de la curva que asciende desde donde te quedaste dormido hasta la comisura inferior de los labios asintóticos que nunca podrás alcanzar.

0 notas:

Publicar un comentario