Webcohólicos anónimos:

Hay evidencia de que nuestros cerebros están siendo recableados por Internet, porque recibimos una pequeña dosis de dopamina cada vez que chequeamos nuestro email, Twitter o Facebook y hay alguna actualización.

Estamos desarrollando un poco de TDAH, lo que probablemente no sea muy bueno en términos de ser productivos.

0 notas:

Publicar un comentario