Pellízcame, que estoy jugando

Ha llegado el momento en que hasta despertarse uno no sabe si está en un sueño o conectado a un MMORPG. O en el peor de los casos, soñando que el videojuego se parece a un sueño, pero no estás seguro de que lo es.

0 notas:

Publicar un comentario