Cómo meterse en problemas

Para lograrlo no basta con venderle el alma al diablo. También hay que vendérsela a Dios y uno termina convertido en una especie de mercader espiritual.

0 notas:

Publicar un comentario