Parte del tiempo

El fenómeno meteorológico Paula ha disminuido en intensidad en las últimas horas a lo largo de su recorrido desde occidente.

Pero justo al rozar La Habana se encuentra con media ciudad apagada o sufriendo la intermitencia de cortes eléctricos. Las tejas se incrustan contra el lodo que rebosa el alcantarillado. Y los ladrillos sudan y sudan hasta que el Sol los marchite temprano en la mañana.

La capital está preparada para ciclones. No para tormentas tropicales.

1 notas:

Ricardo dijo...

Oh, bueno, el edificio del periodico Granma esta disennado a prueba de terremotos, si eso es algun consuelo.

Publicar un comentario