Simúlate a ti mismo

Parándote frente a cualquier espejo con cara de comemierda. Hasta que logres convencer al del otro lado que quien habla no eres tú.

Y comenzar a hacer todo lo que él hace. Para tener a quien adorar o echarle la culpa.

0 notas:

Publicar un comentario