Ironía euclidiana

Sólo dos puntos para que la trayectoria de una recta sea infinitamente predecible. Tiene su gracia.

2 notas:

localghost dijo...

un mero axioma para entretenernos mientras caminamos por 23 del coppela a g.
un monumento al dogmatismo?
una leccion para aquellos que necesitan explicarse todo a si mismos y a los demas?
pero siempre vendrá algun genio (http://en.wikipedia.org/wiki/Nikolai_Ivanovich_Lobachevsky) para salvarnos la tarde de viernes.

ZorphDark dijo...

Cuando de Coppelia a G comienzan a surgir esos temas, se acaba el paseo antes de que nos hayamos dado cuenta que hubiese sido mejor trazar una curva de ligera excentricidad durante el camino.

Publicar un comentario