Gotas de saliva

El gato zozobraba con cada golpe seco de flema contra el asfalto.

Era yo, escupiendo desde un sexto piso. Mientras la sospecha de que "tal vez nos toca sentir lo mismo" me olía a que en ese momento a mí también me estaban tomando el pelo.

0 notas:

Publicar un comentario