Asfixiofilia

Gira su cuello, tatuado de dedos. Para que la ardentía de los surcos de uñas rocíe los hombros. Y la presión de aquel pulgar empapado de sexo le permita respirar a tiempo.

0 notas:

Publicar un comentario