404

Uno de esos años en que no había servidores que devolvieran error al recibir solicitudes de ficheros inexistentes; cuando se enfrentaban por última vez los gladiadores y la notación 22 x 101 no era más que un garabato, algún tatarabuelo de sueños recursivos bien pudo recrear cualquiera de estos 404 posts a medio redactar.

Para que algún nietecillo hipervinculase el hojear de sus contenidos. Con el peculiar asombro de quien recita non-senses en silencio durante la puesta de Sol. O en cualquier otro momento del día.

0 notas:

Publicar un comentario