Tal y como el wireless

El telégrafo sin hilos no es difícil de entender. El telégrafo ordinario es como un gato muy largo: pones la cola en Nueva York y el gato maúlla en Los Ángeles.

El telégrafo sin hilos es lo mismo, pero sin el gato.

0 notas:

Publicar un comentario