Soledad

Golpeaba con insistencia la puerta. Una vez más.

Para girar el picaporte y conversar consigo misma.

0 notas:

Publicar un comentario