Crisis de ensueño

La Habana de esta década no tuvo autos interconectados, carreteras flotantes ni graffitis eléctricos. No se construyeron edificios que rozan las nubes, ni se erigió un solo intento.

Más de lo mismo, como si el óxido de un anzuelo retuviese el futuro en vez de echarlo a volar.

0 notas:

Publicar un comentario