Necrópolis de Dendera

Tanto Egipto por recorrer... y nosotros aquí: detenidos en un ardid tropical que vanea inexpugnable sobre las ecuaciones del espacio-tiempo.

1 notas:

Boris dijo...

A veces pienso y hasta llego a creerme, que París no existe. ¿Las Pirámides tampoco? Son espejismos de nuestra ansiedad.

Publicar un comentario