Jerosolimitano

Los dioses se echaron a llorar. Una aleación omnímoda, carente de defectos, anonadaba el sincretismo.

0 notas:

Publicar un comentario