Sentir la vida

Desde La Cabaña, entonando el iPod junto a Aylín. Allá donde te acaricia la tarde y el resto de La Habana te parece de juguete.

3 notas:

Boris dijo...

Pibe... estás enamorado. Parafraseando a alguien, no recuerdo exactamente a quién, benditos sean los que cantan, acariciados por la tarde (y con un iPod, variante siglo XXI, jajajaja)

Aylin dijo...

...sí, allá en La Cabaña, donde las horas pasan más intensamente y uno puede llegar a sentirse fuera del alcance de las miradas ajenas...

Como ves, no he podido resistir la tentación de realizar mi primer comentario en tu blog; lástima que no pude ser la primera, Boris se me adelantó jajaja

Sol dijo...

A mi me encanta leer post de enamorados, pero de los que estan enamorados de verdad, como ustedes. Que lindo!
Felicidades a los dos!
PD: Olvide decir que yo tengo un sensor especial para detectar el amor verdadero LOL!

Publicar un comentario