Molestando a más gente

Como un acorde más, escuchó los timbres del teléfono. Para cerciorarse, bajó el volumen del reproductor de estruendos.

Con serena inapetencia, puso los audífonos sobre el teclado y el auricular junto a su oído.

- ¿Qué me cuentas, usuario de Windows?

0 notas:

Publicar un comentario