Triste recuerdo

Me torno melancólico al pensar en el caudal de historias, experiencias y ciencia perdidas para siempre por la destrucción de la Biblioteca Real de Alejandría.

Es difícil aceptar que sólo nos quede un mínimo del reflejo de la inmensidad de aquellas civilizaciones.

0 notas:

Publicar un comentario