Dormiré

Cuando termine de leer el libro que nunca termina.

Navegantes

El planeta terminó siendo tan pequeño que hizo falta un Nuevo Mundo más allá de donde se pone el Sol.

Después de Cuba

Es asombroso, ya ni siquiera somos capaces de imaginar el futuro, el día después de esta eternidad.

Endless river

La libélula sugería que el río fluyese al ritmo de cada aletazo.

"No puedes parar de volar a tan baja temperatura"- mientras los témpanos comienzan a fundirse unos contra otros.

"Ya podemos caminar de un lado al otro, en cualquier sentido."

"Ya no hay río; no tiene sentido construir un puente sobre hielo sólido."

La libélula no estaba en lo cierto. Alguien es capaz de estarlo.

Nadie lo está.

Todavía

Permaneces.

The Sun is the same

El tiempo transcurrió sin que fueses capaz de apreciar del todo el esplendor de los sucesos.

Eres lo que recuerdas. Lo que haces. Lo que necesitas que vuelva a suceder.

El Sol es el mismo desde un punto de vista relativo. O tal vez no lo es.

Refactorizando

Nos gusta tomar la aproximación más simple que sea representativa de la realidad. Pero si la naturaleza se empecina en complicarnos las cosas, no tenemos más remedio que buscar un nuevo modelo que describa mejor lo que ocurre.

Aprendiendo a volar

Cuando lo necesites, puedes extender ambos brazos hacia el punto de despegue. Y dejarte llevar.

Sleep tight

Dormir y dormir y dormir. Sin ningunas ganas de querer despertar.

Dormir para siempre. Y despertar donde siempre has tenido que estar. Más allá. Más adelante. Donde siempre eras joven, sin tener el apuro de aprovechar compulsivamente cada minuto del tiempo.

Te diriges en fast-forward. Sueñas despacio. Pues la vida se hace con calma mientras cuentan los minutos.

Times are changing todo el tiempo.

Dulces sueños antes de que la realidad comience a atormentarte luego de regresar despierto.

Soñar despierto. A retazos. Sin ningunas ganas de dormir. Porque es una pérdida de tiempo enfrentar la realidad y a la vez conciliar el sueño.

Heish

En mi futuro, el heishismo lo practicaba casi toda la población. Decir internamente heish antes de iniciar un diálogo para concentrarse en hablar correctamente y dar lo mejor de sí.